Entrevista a LOVG en la Vanguardia

“Leire ha puesto al grupo en un momento maravilloso”

La banda donostiarra ha superado la marcha de Amaia Montero y sigue su exitosa carrera con su nuevo disco ‘A las cinco en el Astoria’

Hay dos motivos por los que, a día de hoy, podemos seguir hablando de La Oreja de Van Gogh como grupo musical. Uno, sus ganas de seguir haciendo canciones. Dos, la amistad de sus componentes. El orden no importa. Lo admiten ellos mismos en una entrevista sincera y abierta en la que tres de sus componentes, Leire Martínez, Xabi San Martín y Álvaro Fuentes analizan los cuatro primeros meses de vida de la nueva etapa del grupo, tras la marcha de su primera vocalista, Amaia Montero. Tienen dos motivos para sonreír de nuevo, si es que en algún momento lo dejaron de hacer. El más importante, su nueva cantante, Leire, que ha devuelto la ilusión y la alegría a los de San Sebastián. El segundo es su nuevo disco, A las cinco en el Astoria, que está funcionando fuera y dentro de nuestras fronteras. Es una buena noticia para la música y para el pop español. A pesar de la tormenta del último año, el sol vuelve a iluminar el camino de un grupo que ahora sí, puede decir aquello de “díle al sol” que hemos vuelto a nacer.

-Han pasado ya varios meses desde que sacaron su último disco y han consolidado de nuevo su formación con la incorporación de Leire. ¿Tras la tormenta llegó por fin la calma a La Oreja de Van Gogh?

-Xabi: Mira, imagínate que el disco haya salido hace exactamente cuatro meses. Pues el balance tiene que empezar a partir de los cuatro meses y un día. Te puedes imaginar que este ha sido un año muy complicado para nosotros, sin cantante no teníamos el futuro nada claro, la verdad. Al menos, mediáticamente y comercialmente. Lo que nosotros sí que teníamos muy claro es que éramos un grupo de amigos que seguíamos haciendo canciones. Y esa amistad, a pesar de todos los discos vendidos y de los viajes y conciertos realizados, es la que un día fundó La Oreja de Van Gogh. Si despojas todos los accesorios, eso seguía igual. Así que decidimos seguir, aunque fuera como hobby. Escribimos un mogollón de canciones y conocimos a Leire.

-¿Cómo es esa realidad ahora?
-X: La realidad es que volvemos a ser cinco y que estamos muy orgullosos con el disco que hemos hecho. Esa es la reflexión que hacemos antes de que salga el disco. Un día después, sale el disco y nos sentimos orgullosos de él pero también lo estaríamos aunque no se hubiera vendido nada. Pero bueno, se ha conseguido el reto y la gente ha recibido a Leire de una forma espectacular, se ha dejado de morbos y de historias y está escuchando las canciones, que es lo que nos interesa. Ese es el gran triunfo de La Oreja de Van Gogh y de toda la gente a la que le gusta la música pop.
-Álvaro: Pero bueno, ¡después de todo esto a nosotros ya no nos queda nada por decir!
-Leire: Con lo fácil que era, cuatro meses, muy bien…¡Qué chapas! (Risas).

-Calma, ¡haya paz! Que se nos desmadra el gallinero y esto no ha hecho más que empezar. Veamos, primera conclusión. La Oreja de Van Gogh sobrevive gracias a la amistad de sus componentes…
-A: Sí, por supuesto.
-L: Y yo añadiría, y también a las canciones.
-A: Sí, cierto, son los dos grandes activos del grupo desde que empezó. La amistad ya la teníamos antes de que empezara el grupo y por suerte, la seguimos teniendo después de de doce años. El nivel de complicidad es grandísimo, hasta el punto de que sabemos que es lo que estará pensando el otro ante una determinada situación o comentario. Y a eso hay que unirle las canciones, aquellas que empezamos a componer para tocar en locales de San Sebastián y que fueron las que nos llevaron a ser lo que somos ahora.

-Digo yo que a veces es positivo llevarse alguna hostia en un momento de dinámica celestial como la que llevaba su grupo antes de la marcha de Amaia. Toda una lección para su futuro…
-A: Una señora hostia, ya lo puedes decir. (Risas).
-X: Seguramente sí, no hay mal que por bien no venga y nos ha permitido conocer a Leire, que ha puesto al grupo en un momento maravilloso. Un sopapo bien metido, como tu bien dices, te quita el piloto automático. De repente nos vimos de nuevo desarrollando el ingenio, y eso de alguna forma te rejuvenece, también a tu creación artística. Como suele ser en la vida, ha tenido que pasar algo gordo para que sucediera.

-A veces resulta injusto, ¿creen que hubiera pasado lo mismo si el que decide marchar es alguno de ustedes y no la vocalista?
-A: Sí que hubiera significado un cambio, pero no del mismo modo, está claro.
-L: Creo que la repercusión interna del grupo también se hubiera notado mucho, quizá no tanto mediáticamente, eso es cierto.
-A: Pero hay una cosa muy clara, somos un grupo que empezamos como un grupo. Pero de cara a los medios, el cantante siempre tiene más protagonismo y mucho más si es guapa. Contra esto no se puede luchar…
-L: Lo dice el que lleva la carga dentro del grupo de asistir a las fans.
-A: Sí, además suelo hacer garbanzadas populares. (Risas).

-Vaya, tendremos que asistir a alguna. Dos palabras. ¿Por qué Leire?
-L: Pues no sé, primero me tenía que llamar Iker hasta el día que nací. Mis padres descubrieron que de Iker tenía poco…
-X: Yo me iba a llamar Carlota hasta COU…

-¡Seriedad! ¿Por qué eligieron finalmente a Leire? Esa era la pregunta, ¡vacilones!
-X: (Risas): Vale, en serio. Lo primero que hicimos después de la hostia madre fue ponernos en nuestro local a componer nuevos temas. Cuando lo tuvimos todo bastante encarrilado fuimos a buscar cantantes. Espontáneamente, mucha gente nos iba mandando maquetas a la oficina o por Internet. Incluso vino gente desde Argentina. Lo que pasa es que la gente se imagina que hicimos un casting serio y a lo grande, y no es así. Buscábamos en el myspace, en youtube…No buscábamos a alguien súper profesional, nos apetecía alguien que hubiera vivido nuestra historia.
-A: No queríamos una intérprete para nuestras canciones, sino un miembro más para el grupo, que tuviera ganas, ilusión y que supiera lo que es trabajar entre cinco personas. Es muy fácil encontrar a alguien que cante muy bien, pero muy difícil todo lo demás.

-¿Leire fue un flechazo a primera vista?
-X: Estuvimos buscando y probando y conocimos a chicas muy majas, pero te dabas cuenta de que todavía íbamos 15 años por delante. Conocimos a Leire de forma casual, no por el programa de Factor X, y cuando se vino al local fue desde un primer momento como una más del grupo. Cuando se puso a cantar dijimos “es ella, nos la quedamos”.
-A: La primera sensación que tuvimos es el que de nuevo éramos cinco, estábamos tocando nuestras canciones y de forma totalmente natural. Parecía que ya estábamos ensayando.

-Bien, esa es la versión grupal. Voy a por usted, Leire. ¿Cuántas veces tuvo en la cabeza la comparación lógica con la ex vocalista del grupo Amaia Montero y su exitosa trayectoria dentro de La Oreja?
-L: Si te soy sincera, es algo que me vino totalmente de sorpresa. Te contaré algo. Les conocí cuando, supongo, que sólo eran conocidos en su casa y entre sus amigos. En el año 97 ganaron un concurso en San Sebastián en el que también se habían presentado unos amigos míos. Estuve en aquella final, ¡animando a los otros! (Ríe). Ganaron ellos y a partir de ese momento me fijé más en el grupo. Paralelamente, empecé a cantar más o menos en plan profesional. ¡Cantaba incluso canciones de La Oreja! Cuando salió la noticia en prensa de que buscaban vocalista tras la marcha de Amaia, pensé que eso era algo imposible para mi. Era algo que no me entraba en la cabeza, pero sí en la cabeza de muchos amigos y familiares que me llamaron para que me presentara, pero lo dejé. Hasta que un buen día Haritz me llamó por teléfono diciéndome que les habían hablado de mi. ¡No me lo podía creer!

-No me lo diga, quedaron a las cinco en el Astoria…
-L: Frente al Astoria (Ríe). Pero hasta que no llegaron Pablo y Haritz no me lo creí, pensaba que era una broma y que me estaban tomando el pelo.

-¿Se siente más cómoda con los temas nuevos que con las canciones de siempre?

-L: La sensación es diferente. Me está llevando más tiempo, pero por mi misma. En el fondo pensaba que iba a ser todo más difícil, y tuve mis miedos. ¿El peso de Amaia al que antes te referiste? Quizá. Pero era más por una cuestión personal, no por como cantaba ella. Quería estar a la altura y no quería ser la causa de que el grupo se hundiera.
-X: Pero lo hace que te cagas, te lo digo yo. Además, una cosa que siempre hemos tenido clara, Leire no pretende sustituir a nadie o a algo que ya ha sido. Amaia decidió abandonar el barco y es algo que asumes y respetas y que, de corazón, le deseamos lo mejor. Pero ahora seguimos adelante, el presente no borra el pasado.
-L: Es curioso porque hay gente que viene a las firmas de discos con trabajos anteriores y parece que les da apuro pedirnos que le firmemos. Y no es eso, seguimos siendo La Oreja de Van Gogh.

-Son ustedes una fuente de anécdotas. Leyendo su biografía he descubierto que pedían dinero a sus padres con la excusa de hacer fotocopias, para luego destinarlos al grupo. O que antes de grabar su primer disco mintieron a la discográfica diciéndole que tenían más de 20 canciones grabadas cuando no llegaban ni a cinco. ¿Quieren añadir algún delito más al siglo XXI para cerrar la entrevista?
-X: (Risas). Bueno, te lo has ganado. Una vez tuvimos una bronca con José Luis Moreno, y nos vetó en una gala. Nos tuvo más de ocho horas esperando para grabar un playback y nos intentaron envenenar con unos canapés (Risas). Así que recogimos todo y nos fuimos. Al día siguiente Moreno llamó a la discográfica con la bronca pertinente.

Anuncios

~ por bloglaoreja en enero 16, 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: